La importancia de descifrar las conductas

Compartir:

Está siendo una evidencia el incremento de casos que vienen a Albores en un estado emocional muy inestable.

«NO ESTOY BIEN PORQUE ESTOY EN ESTE MUNDO» dice una niña de apenas 13 años que está protagonizando conductas muy agresivas y violentas dentro del ámbito familiar consistentes en gritos, destrozos de mobiliario, insultos, etc. Es su madre quien pone la voz de alarma ante los desafíos y provocaciones que su hija manifiesta. La mirada de la madre se basaba solamente en lo que veía que hacía su hija, llegando a manifestar que es una tirana y que no entiende cómo ha llegado a esta situación si lo tiene todo.

Los desajustes emocionales se pueden manifestar de muchísimas formas. Una es esta, con conductas disruptivas provocadas por un conflicto interno no resuelto y que no puede ser expresado de otra forma. Criminalizar a estos niños por lo que hacen sin considerar y comprender lo que sienten o cómo se sienten nos puede llevar a errores gravísimos de interpretación y a cronificar esas conductas que deseamos que se modifiquen. En el momento en el que la niña se sintió comprendida a través de un proceso de mentalización, pudo elaborar y expresar su malestar y angustia, reconociendo la necesidad de ayuda y por ende, situarse en un estado vagal ventral (relajada, segura) lo que permite poder establecer un marco de seguridad para la intervención de los profesionales.

En el caso de haber atendido exclusivamente a la conducta manifestada y haber propuesto exclusivamente estrategias de modificación de conducta basadas en refuerzos positivos y negativos para que los apliquen en casa, seguramente, hubiéramos llevado a esta niña a mantener ese pensamiento que se desprende de la frase con la que inicia este post: «no estoy bien porque estoy en este mundo» y que la madre había manifestado su desconocimiento. Saber leer el lenguaje de la conducta es muy difícil, pero posible. Es el momento de introducir nuevas líneas metodológicas basadas en la regulación emocional y gestión del estrés desde una perspectiva sistémica para la modificación de la conducta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.